MEJORA DE LA CALIDAD Y LA OFERTA DE FORMACIÓN PROFESIONAL PARA JÓVENES SIN RECURSOS

1.- RESUMEN DEL PROYECTO
Sudán es un extenso país situado al noreste de África, que tiene fronteras con Egipto al norte, Eritrea y Etiopía al este, Sudán del Sur y la República Centro Africana al Sur y Chad y Libia al Oeste. Tiene un clima árido y desértico. La mayor parte de la población, unos 40 millones de habitantes, practica la religión musulmana. La capital, Jartum, se encuentra en la confluencia del Nilo Blanco, que viene de Uganda y el Nilo Azul, procedente de Etiopía. En Khartoum (Jartum) viven cerca de 8 millones de personas y es donde se concentra la mayor parte de la actividad económica y comercial del país, además de ser centro de comunicaciones. En el centro de la ciudad se ven edificios modernos y algunos rascacielos, mientras que los suburbios están formados por barrios marginales donde malviven refugiados llegados de los países vecinos y desplazados internos de otras zonas del país como Darfur y las Montañas Nuba. En uno de estos barrios, junto a la zona industrial, se encuentra el Centro Vocacional St. Joseph, gestionado por los Salesianos de Don Bosco desde 1983. En la actualidad tienen 550 alumnos, que reciben formación en distintos oficios como albañilería, soldadura, automecánica, electricidad, fontanería y carpintería; y 150 jóvenes entre 12 y 22 años que están en prisión cumpliendo condena por diversos delitos, y que son trasladados a diario al Centro con la finalidad de ofrecerles una formación que les proporcione más oportunidades de salir del camino de la delincuencia y reinsertarse en la sociedad cuando terminen la condena. Todos reciben una comida durante la jornada. El Centro es muy apreciado por las autoridades del Ministerio de Educación, que expiden los certificados oficiales de los distintos cursos. Muchos de los alumnos no pueden pagar las tarifas escolares, ya que proceden de familias con muy pocos recursos económicos, y la mayoría de los alumnos compagina su formación con trabajos en fábricas o comercios.
En los últimos años, ha aumentado la demanda de cursos de informática para poder conseguir una mejor integración en el mundo laboral, por lo que el socio local ha solicitado la colaboración de Manos Unidas para utilizar un aula que está ahora desocupada, reformarla e instalar 25 ordenadores, dos impresoras y dos  proyectores.
La idea es contratar dos profesores y organizar cursos de distintos niveles de  dificultad y duración, para un total de 280 alumnos al año. Además, nos han pedido colaborar en la rehabilitación de los dos talleres donde aprenden los alumnos que  tienen a diario desde la cárcel, y que se encuentran en muy malas condiciones. Los beneficiarios aportarán mano de obra para llevar a cabo esta labor, así como para el
acondicionamiento del aula informática. El Socio Local contribuye con la  organización de los cursos, los salarios de los profesores y la conexión eléctrica y de internet, que supone el 14% del coste total. El proyecto beneficia directamente a 432 personas.
2.- BENEFICIARIOS
DESCRIPCIÓN DE BENEFICIARIOS
Los beneficiarios directos son 280 alumnos que se matricularán al año en los nuevos
cursos de informática y los dos nuevos profesores y 150 chicos entre 12 y 22 años que están en prisión por diferentes delitos (robos, conflictos y peleas callejeras, violaciones, homicidios) y que son trasladados al centro a diario para aprender un oficio, mejorando así sus posibilidades de reinserción en la sociedad cuando terminen su cadena. Los beneficiarios indirectos son los 20 alumnos de los diferentes departamentos (albañilería, electricidad, etc.) seleccionados para llevar a cabo la rehabilitación de los talleres y el arreglo del aula de informática y que recibirán una gratificación. Los candidatos normalmente proceden de familias con pocos recursos económicos, que no pueden pagar un curso de este tipo en un centro privado. Algunos trabajan además en fábricas o comercios. Los delincuentes juveniles proceden de dos prisiones, Giref y Kobar,  donde cumplen sentencias de entre 1 mes y 3 años, por lo general. El 20 % de los alumnos son desplazados internos, sobre todo de Kordofán y las Montañas Nuba y un 5% son refugiados de Eritrea, Etiopia, Libia, Sudán del Sur y Siria. La mayor parte son musulmanes (80%), el resto cristianos (16%) y católicos (4%).
PARTICIPACIÓN EN LA ELABORACIÓN DEL PROYECTO
Al tratarse de un centro de formación profesional, los alumnos de los diferentes
departamentos se hacen cargo de las tareas de rehabilitación de los talleres y del nuevo espacio para los cursos de informática.
3.- OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL
Contribuir a mejorar la calidad y la oferta de formación profesional para jóvenes sin
recursos.
OBJETIVO ESPECÍFICO
Mejorar las condiciones de trabajo y estudio y ofrecer nuevas oportunidades profesionales a los estudiantes del centro vocacional de St. Joseph.
ACTIVIDADES A REALIZAR
A.1.1. Rehabilitación de dos talleres de 200 m2 cada uno. (MU y S.L.)
A.2.1. Acondicionamiento de un aula de 54.87 m2 (Beneficiarios, Socio Local y MU)
A.2.2. Compra e instalación de 25 ordenadores, dos impresoras y dos proyectores para la realización de cursos de informática. (MU)
4.- ORIGEN Y JUSTIFICACIÓN
ORIGEN DE LA INICIATIVA
El Centro Vocacional St. Joseph ofrece formación en una variedad de oficios como
albañilería, fontanería, electricidad, mecánica, carpintería, instalación de aire
acondicionado, etc. En los últimos años ha crecido la demanda para aprender también informática básica, y el centro cuenta con un aula que por el momento está desocupada y que tiene una capacidad para 25 ordenadores. Por otra parte, los delincuentes juveniles que son transportados a diario al centro trabajan en dos talleres que están  en malas condiciones y que se quiere rehabilitar en el marco del presente proyecto. El Socio Local, los Salesianos de Don Bosco, nos ha propuesto colaborar para solucionar estos los problemas.
Los cursos que se imparten en este centro están aprobados por el “National Council for Vocational Training and Apprentceship”. Los alumnos que terminan la formación en el centro, incluyendo los nuevos cursos de informática, obtienen un certificado oficial.
El proyecto nace gracias a una creciente demanda entre los jóvenes de aprender
informática, mejorando así sus posibilidades de incorporarse en el mercado laboral.
PROBLEMAS CONCRETOS A RESOLVER
Los problemas a resolver son dos: las malas condiciones de los talleres donde trabajan los delincuentes juveniles y la falta de instalaciones y equipamiento para impartir cursos de informática para los que hay una gran demanda. Las soluciones propuestas son, por una parte, arreglar los talleres, reconstruyendo las paredes, y por otra, acondicionar un aula vacía y equiparla con ordenadores para organizar cursos de informática de distintos niveles de dificultad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: